Autoconsumo en comunidad de vecinos

El nuevo Real Decreto abre la puerta a las instalaciones fotovoltaicas participadas por comunidades de vecinos

El pasado 5 de abril el gobierno aprobó el Real Decreto 244/2019, que estipula definitivamente las condiciones técnicas, administrativas y económicas del autoconsumo fotovoltaico en nuestro país. Entre otras cosas, esta nueva norma abre las puertas a la autogeneración compartida, algo que, según prevén los expertos en el sector, puede disparar la demanda y suponer el acicate definitivo de la fotovoltaica en nuestro país.

España es el país de Europa en el que un porcentaje mayor de la población vive en bloques de pisos, concretamente el 66,5%. Este hecho convierte a las instalaciones compartidas en un elemento de la mayor importancia para el sector fotovoltaico.

Modalidades de autoconsumo compartido

Como su propio nombre indica, el autoconsumo compartido consiste en que varias viviendas se benefician de la energía generada por una misma instalación.

Una instalación compartida puede acogerse a cualquiera de las modalidades estipuladas en la nueva ley, pero todos aquellos que participen de ella deberán inscribirse en la misma modalidad de autoconsumo. Las modalidades estipuladas son las mismas que para las instalaciones individuales no compartidas:

· Sin excedentes. La instalación es independiente de la red general y no vuelca ningún excedente en ella gracias a un mecanismo anti vertido.

· Con excedentes. Modalidad que a su vez se divide en instalaciones acogidas a compensación o instalaciones no acogidas a compensación, dependiendo de cómo se gestione la energía excedentaria.

Cualquiera de estas modalidades es compatible con la instalación de sistemas de almacenamiento.

En cuanto a la propiedad de la instalación, para las instalaciones sin excedentes los propietarios y los consumidores deben ser los mismos, pero en el caso de las instalaciones con excedentes, propietarios y consumidores pueden ser personas físicas o jurídicas diferentes. Esto abre la puerta al llamado leasing fotovoltaico, del que hablaremos más adelante.

Tipos de instalaciones compartidas 

La clasificación que acabamos de ver es la que hace la ley, la de carácter administrativo, pero en un aspecto más práctico también podemos distinguir las instalaciones compartidas en función del servicio que ofrecen a la comunidad. Aquí distinguimos tres tipos de instalación:

· Instalación básica: Los paneles solares se utilizan para cubrir los consumos comunes de una comunidad: luz de escalera, farolas en la propiedad, puerta del garaje, ascensor… Es una manera de reducir los gastos fijos. Individualmente cada vecino sigue conectado a la red.

· Instalación integral: Todos los vecinos son consumidores (beneficiarios) de la instalación, tanto en cuanto a los consumos compartidos como en los individuales.

· Instalación flexible o mixta: Igual que sucedió con la llegada del gas hace años, la instalación se monta y se deja preparada para que los vecinos que lo deseen se conecten a ella cuando lo decidan o les venga bien. Es decir “la acometida” llega hasta su puerta y solo hay que participar del gasto para poder disfrutar de ella.

Consulta con nosotros la mejor solución de

ENERGÍA SOLAR FOTOVOLTAICA

adaptada para ti.





















Mejora tu vida con la energía FOTOVOLTAICA

Mejora tu vida con la energía FOTOVOLTAICA

 © todos los derechos reservados.

© todos los derechos reservados